jump to navigation

Magia e Hipnosis Parte X. marzo 22, 2009

Posted by Argos in Magia.
trackback

pyrglassman1Operaciones Mágicas

 

Como la mayoría de los lectores sabe, hay tres tipos básicos de operaciones mágicas: evocación, donde el operador llama al espíritu desde su subconsciente, o el de su receptor, invocación, donde un poder superno es llamado a habitar en el subconsciente; y proyecciones a planos interiores (trabajo de sendero, viajes astrales, etc.) donde un viaje es hecho dentro de los reinos del subconsciente, en este caso el inconsciente colectivo. Sanación, construcción de imágenes telemáticas, consagración de talismanes, y aún la adivinación son variaciones de estos temas básicos. Las grandes operaciones puede decirse que son directamente hipnóticas mientras que los trabajos menores tienden a ser post- hipnóticos.

 

Dentro de estas “grandes operaciones”, el trabajo de sendero mágico es el más abiertamente hipnótico en su técnica de inducción. Aquí el operador induce al trance de una manera similar a como el doctor hipnotizaría al paciente en su consulta. El que está realizando el trabajo de sendero está acostado en el suelo del templo con su cabeza sobre una almohada, en el centro del círculo mágico. Fija su mirada en un punto focal simbólico sobre su cabeza mientras se le dice que debe relajarse y ponerse cómodo. Una vez que los pesados párpados se cierren en sueño hipnótico el operador les conduce, a través de una narración descriptiva, en un tour a las Sephiroth del árbol de la vida, a través de uno de los senderos subjetivos que llevan desde Malkuth hacia lo alto. El simbolismo tradicional de estos senderos y esferas es explicado en el libro “Guía práctica al simbolismo cabalístico” de Gareth Knight, pero recuerden este es un libro de referencia, no un manual en trabajo de sendero. Para ejemplos de escenarios de trabajos de sendero pueden consultar el “Libro rojo de las nuevas dimensiones” del mismo autor. El método consiste en crear una tierra de fantasía realista y consistente que incluya todo el simbolismo que queremos encontrar, algo como visitar el mundo de Alicia en el país de las maravillas. Uno de los más comunes errores cometidos por operadores principiantes que han escrito sus propios escenarios es el conducirnos a través del sendero mostrándonos todo, como si estuviéramos en una atracción en Disneylandia. Esto consiste en poco más que un entretenimiento y realmente no puede competir con una buena película.

 

El propósito de trabajar un sendero es aprender más acerca de este y de uno mismo, que pueda traer algo de nuestro subconsciente que nos ayude a lo largo del camino hacia la individuación. La manera en que hacemos esto en el sistema de trabajo de sendero de la O.T.A. es establecer “puntos de atención”. Estos puntos de atención son situaciones, objetos, o entidades a los que se nos indica que hagamos preguntas en forma individual o privada, o que debemos de otra manera comprender. Se nos dice que debemos recordar el conocimiento especial que hemos recibido. Más tarde, en la devolución que siempre sigue a cualquier operación mágica, se nos pide que contemos lo que hemos experimentado. Muchas de estas revelaciones son importantes y a menudo confirman nuestra creencia que el inconsciente colectivo es realmente una dimensión transpersonal.

Mientras nos mantenemos dentro del simbolismo tradicional en el trabajo de sendero estamos manteniendo el tipo en el departamento de ética, pero si nos aventuramos dentro de reinos de nuestra propia invención caprichosa, llevando a nuestros miembros de logia con nosotros mientras exploramos secciones oscuras de nuestro propio subconsciente, estamos abusando de su confianza y exponiéndolos a peligros impredecibles. Evita al mago que ha creado su propio sistema revelado por qué éste inevitablemente reflejará los desequilibrios particulares de su propia personalidad. Hay un peligro más sutil que puede ser encontrado aún en el trabajo tradicional: el operador mismo está en un estado de trance ligero (como en el que se encuentra en cualquier operación mágica) y es pasible de tener experiencias visionarias imprevistas. No debe involucrar a su grupo en este fenómeno y debe proscribirlo, o desecharlo, lo más rápidamente y sigilosamente posible. Si el escenario está apropiadamente escrito y ensayado esto no debería constituir un problema grave.

Siempre recuerden que en magia las reglas generales de la hipnosis se aplican. Mantén tu narración simple y cuidadosamente secuenciada para que prematuramente no se evoque una visión que pueda contradecirse con una descripción subsiguiente. Por ejemplo Denning y Phillips publicaron un trabajo de sendero cuyo guión contenía el siguiente pasaje: “a poca distancia delante de nosotros se encuentra un arco solitario, hecho de piedra por hombres de alguna era pasada. El capitel de este arco es de granito claro, brillando con miles de puntos de blanco fuego, tallado profundamente en este capitel hay un emblema, los cuernos enrollados de un carnero”.

 

Este es un hermoso simbolismo, escrito en un gran estilo literario, pero como escenario hipnótico está incorrectamente secuenciado y es confuso. Tan pronto como el operador dice ” a poca distancia delante de nosotros se encuentra un arco solitario” los sujetos están rápidamente construyendo arcos (arcos góticos, arcos clásicos, arcos megalíticos) todos los cuales tienen que ser derribados y reconstruidos a medida que la descripción continua. No creo que tengamos que extendernos más sobre este punto. La poesía romántica y la prosa elegante son medios excelentes para evocar imágenes en el nivel de trance ligero al leer, pero cuando nos ponemos en profundidades sonambulísticas, tenemos que mantener las instrucciones simples y directas.

 

Hasta ahora hemos comentado sobre técnicas hipnóticas en relación a tratakam, evocación, meditación preliminar y trabajo de sendero. Nos resta considerar la invocación. Este tipo de trabajo es usualmente hecho en el altar de doble cubo en el centro de un gran círculo con un orbe de cristal como punto focal. En nuestro sistema del Lemegeton derivamos los rituales de invocación del libro Almadel. En interés de una máxima participación, apoyamos una secuencia de invocaciones rotativa. Cada miembro del círculo recita su propia versión de la invocación. Como magos entrenados este trabajo de grupo en realidad intensifica el resultado. Aún que hay un efecto de sube y baja en la profundidad del trance al pasar cada uno de una participación activa a una pasiva por turnos. Esto debe subrayar la necesidad del entrenamiento hipnótico.

 

En este artículo me he sacado toga de mago y he hablado al lector de la manera más directa que puedo acerca de un tema que muy poca gente entiende. Para aquellos que esté más que casualmente interesados, algunos nunca pueden ser iluminados por qué, para ser francos, no quieren serlo. Éstos no me preocupan, excepto para comunicarles que vamos a hacer que nuestro Alto Arte en la magia sea una expresión cultural de la que podamos estar orgullosos, si tratan de impedirnos que llevemos adelante este proceso, no dudaremos en desacreditarles. Y aún así hay un peligro de demasiada apariencias. Podemos volvernos tan intelectuales y sofisticados que perdamos nuestro sentido de asombro, apagando la luz del intuición que nos guía. Espero haber podido al menos sugerir la clave filosófica para evitar tal trampa: el gran Monismo hermético de los magos del renacimiento. Si los emulamos en audacia, visión y estilo, seguramente deleitaremos a los niños de todas las edades-especialmente el niño que habita dentro nuestro: nuestro subconsciente.

 

Debemos establecer cánones de magia en términos de filosofía cabalística psicología Jungiana y practica hipnótica, porque estos son los tres pilares sobre los cuales descansa hoy nuestro arte. Necesitamos desarrollar la magia como el brillante filo de un nuevo movimiento romántico que rejuvenece nuestra cultura. No hay lugar en tal sublime gesta para el charlatán o el demagogo místico. La magia debe desarrollar el ego y la voluntad de cada individuo que la practica. Transformarnos en devotos de un gurú puede ser válido en la práctica oriental, pero es el antítesis de la Gran Obra aquí en occidente. Si la hipnosis es nuestro método operativo, entonces debemos insistir en los más altos estándares de integridad en la práctica mágica. El poder es asombroso y la recompensa es infinita, tanto como el hombre pueda concebirla, porque cualquier cosa que el hombre visione usualmente llega a suceder.

 

 

Magia e Hipnosis

(Anotado en 1999 por el autor)

por Carroll “Poke” Runyon, M.A.

(Nota: este artículo apareció por primera vez en la publicación

de Llewellyn GNOSTICA, vol. 5, nº 9, tomo nº 45)

About these ads

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: